Ingresa

Blog de Todo Mamá

Mamá de varón. Una responsabilidad

Mamá de varón. Una responsabilidad

Este artículo fue inspiración de mi esposo, y su contribución fue fundamental

¿Cómo se cria a un hombre? ¿te has hecho esa pregunta?…

¿Cómo te gustaría que fuera tu hijo cuando de adulto?
Al final del día, sí, todos queremos que nuestro hijo sea feliz y saludable, pero también que tengan los “valores correctos”… y la verdad es que lo que hay que siempre recordar es que los hijos aprender más por imitación que por cualquier otro medio.

Entre muchas otras cosas hoy te ofrecemos 8 comportamientos que sentimos son claves al momento de moldear los valores de tu pequeño hombre:

1. Piezas básicas

“Trata a los demás como te gustaría ser tratado”, creo que es una de las frase cliché de mi vida…. pero se evidencia es cosas como: ¿quieres que te presten los juguetes? entonces debes tú también prestarlos.

Cosas como compartir juguetes es el primer indicador del comportamiento social. Ojo, no es obligarle a prestarlos; obligado no se aprende nada ni queda un mensaje positivo. Es explicar la importancia de a veces compartir, de que si el presta, también podrá luego tomar prestado. Es acompañar el desarrollo de esta habilidad social.

Estos hitos morales básicos son la base de una buena vida social. Aquí te dejamos un post de Alvaro Bilbao que introduce al tema muy bien pero básicamente recuerda:

  • es un proceso
  • enséñale a tomar turnos
  • que te vean compartir
  • ayúdale a diferenciar lo que es suyo a lo que no es de es de él
  • siempre invítalo a hacerlo

2. Sé su modelo a seguir

Y esto es casi que obvio… pero con este punto vamos un poco más allá. Si quieres ser su modelo a seguir, en realidad debes estar ahí para que aprenda de ti. Si siempre estás ausente por trabajo u otras razones, tu hijo podrá modelarte.

Amarlos es vital, pero que ellos puedan disfrutar de ti es parte fundamente no solo para su desarrollo emocional sino también para que puedan dejar esa huella positiva en su vida.

3. Enseñar ética laboral

Invítalo a ser responsable de sus cosas – Ofréceles la oportunidad de recoger sus juguetes, con tu ayuda pero haciendo énfasis en que son sus cosas y es su tarea. Así comenzarán a comprender que no hay almuerzo gratis, que una sala limpia requiere que todos los juguetes estén organizados y que eso es un trabajo.

Haz que se sienta útil es las labores del hogar, involúcralo y dependiendo de la edad pueden:

  • Limpiar los juguetes
  • Recoger su plato de comida y lavar sus platos
  • Barrer
  • Recoger su ropa sucia
  • Botar la basura
  • Clasificar de la ropa por color antes del lavado
  • Ayudar a llevar las compras del supermercado
  • Y mucho más…

Involucrar a tu hijo temprano en las tareas del hogar hará que se sienta como si estuviera contribuyendo. Además, entienden que las cosas requieren trabajo y son más comprensivos cuando estás ocupado haciendo cosas en la casa. Además de eso, les está proporcionando el conocimiento sobre cómo ser una persona independiente. Una vez que sean adolescentes, sabrán cómo hacer todo lo relacionado con la casa, conocerán el mantenimiento básico del automóvil y estarán listos para convertirse en adultos.

4. Anima a tu hijo a perseguir sus sueños.

Todo el mundo tiene sueños. A nadie le gusta vivir una vida de arrepentimiento y sentir que no ha alcanzado su potencial o lo que quería hacer. Haz todo lo posible para ayudar a tu hijo a lograr sus sueño.

Si tu hijo quiere perseguir un gran sueño, enséñale que se necesita de trabajo arduo, persistencia, práctica y disciplina para lograrlo. Anímalo, resalta sus logros, y acompáñalo cuando se sienta frustrado.

5. Comunicación y modales

Para hablar de comunicación creo que lo mejor es abordar el tema desde lo más básico que es la comunicación asertiva y quisiera hacerlo dejándoles un video de Manuela Molina, en su canal de MindHeart y recordarles que para poder enseñar algo, lo primero que necesitamos es practicarlo. No sirve nada decir gritando que no grites, o pegarles mientras les decimos que no peguen.

Ahora, en general las habilidades de comunicación facilitarán su vida a largo plazo. Es clave tener herramientas de comunicación cuando ingresamos en el mundo laboral y en nuestras relaciones interpersonales. La comunicación no es solo lo que decimos, se da también y principalmente, con el lenguaje corporal, la expresión facial y por último con lo que se dice. Perfeccionar y perfeccionar estas habilidades de comunicación parecerá cada vez menos importante en el mundo digital de hoy, pero al final del día todos necesitamos conexiones reales. Los teléfonos no reemplazarán las relaciones del mundo real.

6. Se ordenado y limpio

Esto puede sonar extraño, pero recuerda que eres lo que tu hijo imitará a futuro. Por ejemplo, mi padre se levantaba temprano todos los días y dedicaba los primeros minutos del día a leer, yo hoy en día soy un madrugador y no lo cambiaría por nada.

Una casa ordenada y limpia. Enseñarles desde muy pequeños a recoger sus juguetes y poner todo en su lugar, les hará la vida más fácil. Tu hijo cosechará el hábito de forma natural, lo tendrá en la sangre.

Esto aplica también cuando se trata de hábitos de aseo personal. Si papá está siempre afeitado, posiblemente tu hijo de adulto así lo haga. Si papá tiene barba bien organizada, posiblemente su hijo así lo hará de grande. Darse una ducha diaria, pasar el hijo dental a los dientes regularmente, doblar la ropa y tener un closet organizado… cuando te de fastidio, piensa que los pequeños ojos de tus hijos son un espejo y cada una de tus acciones, las imitará a futuro.

7. Infundir hambre de conocimiento

“El día en que dejamos de aprender es el día en que dejamos de crecer.” Los libros son una fuente de conocimiento. Si lees, buscas respuestas, tratas de aprender constantemente; lo más probable es que tu hijo imite ese comportamiento. Si estás en tu teléfono sin parar, también tu hijo lo hará.

Si un día te hace una pregunta, que no sabes la respuesta… búscala con el. Descubran juntos la solución, aprendan juntos. Y si un día piensas en darle un regalo, siempre piensa en un libro antes de regalarle un dulce. Cultiven juntos el buen hábito.

8. Recuerda mantener la actividad física

La actividad física para tu hijo tiene muchos beneficios. Consiguen drenar energía y aprenden a mover sus cuerpos. Para que tu hijo pueda concentrarse en la escuela, guardería o cuando lea sus libros, también necesita el otro lado del espectro. La actividad física es fundamental para ellos. Si obtienen algunas horas de acción al día, sus momentos de concentración serán más tranquilos.

¿Qué opinas? ¿Qué otras cosas agregarías a este listado?

Te escucho…

Oriana Leocata

Mamá Amateur
Ver todas las entradas de Oriana Leocata

Soy muchas cosas, pero sobre todas las cosas soy la Mamá de BigBen ❣️

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres × tres =